Decidirá el Monumental

El Superclásico volvía a las pantallas de todo el planeta. Lo hacía en el mejor escenario posible el último enfrentamiento a doble partido en la ronda final de la Copa Libertadores. La Bombonera se engalanaba para la gran cita del año. Empezaban los Xeneizes sufriendo y viendo como uno de sus hombres caía lesionado en el terreno de juego. Christian Pavón se tocaba los músculos. Lloraba desconsolado porque en el fondo sabía que de abandonar el terreno de juego no podría volver ni para la vuelta en el Monumental.

Fue un intercambio de golpes en el que Boca y River, en él que la puntería fue vital. Un minuto fue suficiente para poner un empate pero Benedetto que salió por el lesionado Pavón adelantaría a Boca antes del descanso. Juego físico tras el descanso, donde River mejoró y se creció.

Final de la Copa Libertadores: Boca Juniors-River Plate

Tévez peleando un balón. EFE / Raúl Martínez

Minuto 60, tras una falta River puso el empate tras un cabezazo de Prato. Faltaba algo en el campo, faltaba el emblema xeneize. Entró Carlos Tévez, y tenía una sola misión: desequilibrar la final y romper el empate. Boca la tuvo en los últimos minutos. Un saque de banda que intentó meter dentro de la red. Aunque los xeneizes lo siguieron intentando, no pudieron. La tuvo El Apache en el tiempo añadido. Franco Armani, el portero de River Plate, fue vital para que su equipo terminara igualado. Decidirá el Monumental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s